EVANGELINE EL DESPERTAR

Fue dicho en un pasado que los sueños son el reflejo de nuestras vidas pasadas …

Una ventana hacia el futuro, que te ayudan a superar las pruebas que se avecinan; o simplemente; hacerte espectador de tu propia vida…

¿Qué harías si tu destino, dependiera de esos recuerdos, vueltos sueños? ¿Qué, si te revelaran que tus camino no podrán ser aquellos que tenias planeado?

Enseñándote que el futuro; es más incierto de lo que pensabas, y que deberás sobrevivir. Si quieres llegar… ¿Piensas que el mundo es simple? Yo lo hacía, yo si… lo hacía...


Parte XIII Conmoción




Evangeline

Cuando Eva, Zac y Emma escucharon aquella explicación quedaron sorprendidos ¿No podían regresar a casa? ¿Estaban atrapados en ese loco lugar sin poder hacer algo al respecto? Todas esas preguntas se agolpaban en la mente de los jóvenes.

—¿Por qué no? —pregunto Eva al fin impotente. Se sentía responsable por el destino de sus amigos. Sin importar lo que Emma y Zacarías le habían dicho tan solo unos instantes. La seguridad de ellos era más importante que la suya desde su punto de vista, sobre todo porque no sabía que habría más adelante en este extraño viaje que no tenía boleto de vuelta.
—No puedes abandonar tu propio mundo si no has pedido el permiso de tu dios… —les dijo Iommi como explicación.
—¿dios? —pregunto Zacarías algo exasperado y enarcando una ceja hacia el guerrero Iommi—Nosotros no tenemos algo como eso…
—Y eso niños… es el porqué su mundo se considera prohibido—acotó Nara desde donde estaba -en voz alta- aún inspeccionando el gran muro con las manos buscando algo.
—¿Qué quieres decir con prohibido? —le pregunto Eva. La palabra prohibido la hizo sentirse un poco curiosa “¿Su mundo estaba prohibido?”
Nara detuvo un instante su inspección y la observo detenidamente antes de darle la espalda y seguir con su trabajo de búsqueda. Aquel gesto la molesto aunque no estuviera muy segura de porqué.

“¿Qué demonios? ¿Por qué me ignora? Y más importante porque siento como si el brazo me estuviera ardiendo…—aquello hizo a Eva tomar aire lentamente para soltarlo después en un suspiro cansado—Es doloroso…”

—¿Eva te sientes bien? —le pregunto Emma mientras se acercaba. Eva solo levanto la mirada  hacia su amiga tratando de tranquilizarla un poco.
—Bien… es-toy a mil —Le respondió mientras sentía que el dolor se iba verdaderamente atenuando de a poco.

El Guerrero Iommi quien la había estado sosteniendo hasta ese momento le hablo informándole:

—Aunque tus heridas se estén curando como si hubieras nacido en el  cuerpo de una de las hijas del Caos. En realidad tu cuerpo. Es decir; el de tu mundo, el humano actual, es muy débil. Es solo un efecto secundario temporal… o eso creo. En realidad no estoy muy seguro, pero pasara eventualmente ¿Sientes que el dolor disminuye?
—Si…—le respondió Eva al guerrero mientras lo sujeta fuertemente. Ya solo sentía una leve punzada en el brazo si lo comparaba con la sensación hace solo unos minutos—el dolor va disminuyendo.
—Eso es bueno… —la animo Iommi—Pronto no sentirás absolutamente nada de la herida.
—¿Estás seguro…? —le pregunto Eva de nuevo a Iommi.
—No totalmente pero creo que eso sucederá eventualmente. Ya que en realidad, tu cuerpo está reaccionando como el de uno de nuestros niños cuando aun no cumplen su mayoría. Que sería entre los 13 o 14 años.
—Pero si ella ya tiene 16 años… prácticamente una anciana para compararla con esa edad… —aporta Zac de manera pensativa a la conversación.
—¿a quién llamas anciana estúpido?—replica Eva sin pensárselo dos veces queriendo golpearlo. “No soy una anciana” se dijo Eva. Si no fuera porque se sentía tan débil  y que estaba dependiendo de Iommi para sostenerla para no tambalearse como una alcohólica ya hubiese saltado sobre Zac.
—Zac no empieces en este momento…—le reclamo Emma a Zac por su falta de seriedad.
—¿Entonces cuando? —le pregunto Zac mientras le lanzaba una mirada inocente.
—Zac…—lo reprendió Emma nuevamente dándole su mejor mirada amenazante.
—De acuerdo, de acuerdo, dejare a la anciana en paz…—contesto Zac mientras levantaba las manos y sonreía solo un poco como si realmente estuviese arrepentido.
—Tu cucaracha…—empezó Eva no creyéndole ni por un momento después de que soltara aquella frase.
—Eva, esto es serio no le sigas la corriente…—le aconsejo Emma seria.
—Embaucador. Solo espera…—le susurro Eva mientras asentía y un pequeño tic  empezó en su ojo derecho.
—hm…— murmuro Iommi al lado de Eva mientras la sostenía.
—Bueno...—empezó Emma nuevamente— ¿Ella estará bien verdad?
—Eso es lo que creo. —le respondió Iommi con un poco más de seguridad.
—Iommi ¿porque está prohibido nuestro mundo?—cuestiono Eva al guerrero tratando de retomar la conversación anterior y desviando la atención de Emma hacia otra cosa. El tema de la prohibición tal vez fuera un tema lo bastante loco para lograrlo.
—Bueno ¿Cómo se los explico?—les comenta Iommi pensativo.
—Si lo explicas que sea breve. —Le ordeno Zac cruzándose de brazos —La historia me aburre.
—¡Zac!—lo reprendió Emma.
—¿Qué? —Pregunto Zac encogiéndose de hombros y dando un bufido—La historia me aburre.
—Tú...—le espeto Eva.
—De acuerdo…—intervino Iommi está vez dándoles una pequeña sonrisa. La interacción entre esos dos empezaba a resultarle graciosa—Se dice que ustedes repudiaron a su dios. Por lo tanto, es un lugar al cual, está prohibido entrar. La insolencia de su gente hacia los dioses es demasiado famosa. Por tanto, si atravesamos entre los mundos… se nos enseña a evitar ese tipo de ¿Zonas… o espacio?
—¿eh? —Le pregunto Zac confundido­— ¿Qué demonios significa eso?
—Le dijiste que fuera conciso… —le dijo Eva riendo bajito.
—Eva, no lo provoques…—le aconsejo Emma sabiendo que una vez empezaran no iban a parar nunca.
—Vamos, pero si está bien claro—le replico Eva fingiendo solo estar dando su apoyo al hombre a su lado—Somos una raza de rebeldes y con costumbres inaceptables para los otros, los que son de nuestro mundo.


Zacarias

—Eso es muy estúpido…—comento Zac mientras sonreía ante la idea—¿Somos como los herejes del universo…?—pregunto Zac de nuevo después de soltar una carcajada—Esto es lo más ridículo que he escuchado. Y a todo esto ¿Qué está haciendo ese tipo ahí en el muro?  ¿Está tratando de parecerse a indiana ahí atrás para impresionar o el manoseo al muro es algo provechoso?

El guerrero que sostenía a Eva lo miro por un momento confundido antes de responder:

—Está buscando una pequeña joya que dejamos atrás para mantener nuestra puerta hacia Ceilenn abierta para cuando fuera el momento de volver.

Zacarías suspiro de cansancio. Toda esta situación se le había ido de las manos. Ya no sabía en qué mierda de universo alterno había caído con Eva siendo una especie de reina y no, no se refería solo a que ella fuera una especie la reina lúgubre, como a él le gustaba llamarla cuando se burlaba por vestir siempre de negro, si no una verdadera reina y para colmo era de algún extraño mundo que nadie conocía. Y él ahora-para terminar- estaba a punto de ir a conocer ese mundo. Sobre todo porque nunca dejaría que nada malo le pasara aún cuando el mismo a veces quisiera estrangularla.

Observo como Eva quien poco a poco estaba dejando de ser sostenida por Iommi a quien había obligado a que lo trajera. Aunque obligado no era la palabra exacta “¿Tal vez solo había ejercido su encanto y el hombre se había rendido ante su acoso?—es decir, se corrigió— ¿ante su personalidad irresistible?” Se rio de aquel pensamiento antes de sopesar que tal vez solo había oído la sinceridad de sus palabras al querer verlas a salvo.


Nara

La primera lección que aprendió antes de tan siquiera pasar a luchar para llegar a ser un Belhor. Un guerrero líder y un príncipe entre los Cely, es la de poseer la capacidad de ser un puente. 

Un puente es un enlace  viviente entre la madre y el mundo mortal en el cual ellos se encontraban. Cuando un joven ostentaba esta capacidad se le otorgaba una pequeña piedra del territorio sagrado de los Dragones. Cuando completaba el entrenamiento de algún modo estas bestias sagradas lo sentían, extraían el fragmento y luego lo llevaban al altar para que una de las sacerdotisas diera aquello al joven en cuestión.

Luego de que lo recibiera era pulverizada con el poder de la energía el joven y junto con la ayuda una sacerdotisa lo untaba en el tatuaje de su nacimiento.

El polvo de la piedra sagrada formaba parte del alma del joven desde aquel momento y podía utilizarlo para canalizar la fuerza y el poder de la diosa del Caos. Aunque este poder no era para todos aun cuando se poseyera la capacidad de adquirirlo.

Muchos, aun cuando habían logrado el reconocimiento de haber concluido el entrenamiento al producirse la unión con él cuerpo se volvían locos o peor, incapaces de soportar el flujo constante de su propio poder y el de la madre morían. Es por ello que muy pocos intentaban tomar el lugar de un Belhor y muchos menos retarlo para apoderarse de su lugar.

Nara continúo pasando su mano por los bordes del muro tratando de sentir la esencia de la piedra sagrada que había dejado. Tardo un poco pero logró encontrarla. Sus manos vibraron debido al poder que estaba empleando para llamarla de nuevo a su cuerpo. Sin la esencia de aquel objeto él no podía convertirse en un puente completo y por lo tanto no podrían regresar a Ceilenn.

Así que cuando lo encontró se apresuro a colocárselo nuevamente dentro de sí para después levantarse e ir hacia sus compañeros y la Leian- Eva.

—Ya estoy listo —anunció Nara a los presentes—Podemos atravesar el muro.
El joven humano levanto una ceja ante aquel comentario:—¿Atravesar el muro? ¿Que acaso te parecemos salidos de una película de Harry Potter? No somos unos jodidos magos.
Nara suspiro ante aquello y explico: —Es solo una forma de describirlo. En realidad abriré el muro para que podamos cruzarlo—y esto último lo agrego estaba sonriendo para sus tres espectadores jóvenes.

El cuarto espectador, Iommi, no estaba sorprendido porque ya había visto el procedimiento cuando pasaron de Ceilenn hacia el Shalm.

—De acuerdo…—le dijo Zacarías con un toque de humor en su voz—Haz tu mejor truco…
Nara no prestó atención a las palabras del chico. Necesitaba concentrarse para abrir el camino hasta su propio mundo. Tharaa le había enseñado las palabras que debía decir y en el orden en que debían ser pronunciadas así como el tono.

Eran palabras antiguas y de poder. La llamada de las puertas era peligrosa. Podría equivocarse y entonces abrir otra hacia un mundo desconocido y hostil y acabarían perdidos entre tantos mundos. Observo con cuidado aquel muro hecho de piedra. Para cualquiera que viera aquello solo parecería una pared de de roca como la de cualquier cueva. Pero para un observador como el aquella inmensa pared con intrincados y toscas marcas era un portal sagrado.

Un portal que lo llevaría de regreso a su hogar.

Mientras la estela de mi estrella
El del Antiguo Gran Dragón de
Ceilenn… Cruza el oscuro pasaje
Empezó Nara presentándose ante el portal. El Gran Dragón Antiguo era el símbolo de su mundo.

Dentro de la oscuridad infinita
La más brillante luz guiara mí
Camino.
Este era el aviso de que él era uno quien tenía la autoridad de abrirse camino entre los mundos. Sin esto el podría simplemente estar gritando o diciendo palabras y el portal jamás lo reconocería.

Son tus ojos
Oh, gran diosa del Caos
Quien vela por mis pasos
Nara advierte a la gran madre que lo proteja mientras cruza el camino. Pide y ruega por la seguridad de quien los acompaña con esta estrofa.

Oh, gran madre muéstranos el camino
El portal por fin vibra junto con el aura de poder de Nara. Un tenue brillo comienza a formarse dentro de la pared de la cueva como si de pronto cobrara vida. Las palabras han sido dichas. Su diosa lo ha escuchado. Su reclamo al paso hasta su hogar ha sido transmitido.

Guíanos hasta ti una vez más
Él, sirviendo como puente. Era una brújula entre los miles de mundos y estaba llamando a su diosa. A la gran madre, quien era tan antigua como el universo mismo. Ya que ella era el principio antes del orden. Antes de que se decidiera que la vida naciera, y que la muerte llegara a todo lo que una vez fuera creado.

Por la estrella del día
Ella que guarda la vida
Por la estrella de la noche
Ella que esgrime a la muerte
Porque solo la gran madre de acuerdo a la fe de Ceilenn era quien podía gobernar tanto a la noche como al día. Tanto a la vida como a la muerte. Como si una no fuera a existir sin la otra pero en constante cambio.

Señálanos el camino
Que tomaste para la creación de Ceilenn
Sería el mismo pasaje que según las leyendas la diosa del Caos había tomado como refugio cuando el gran orden del Universo se produjo y ya no cabía lugar para ella.

Abre tus brazos
Y recibe de nuevo a
Tus hijos
Y con esa última frase el muro pareció estallar y desvanecerse. Mostrando primero una inmensa oscuridad que asombro a todos incluso a los guerreros que ya la habían pasado para llegar al Shalm.

De la oscuridad paso mostrar las infinitas estrellas como si realmente estuvieran moviéndose a través del infinito; aunque en realidad solo estaban allí, parados y contemplando como las imágenes de miles y miles de galaxias e incluso mundos pasaban rápidamente hasta que todo pareció iluminarse en la gran cueva para minutos después mostrar ante ellos un paisaje que los dejo enmudecidos y jadeando.

Algunos de felicidad al reconocerlo y otros de asombro al contemplarla por primera vez.

Ceilenn.


Evangeline

Eva se quedo paralizada ante lo que veía. Era en una palabra magnífico.

La imagen en donde antes se encontraba el muro daba a un pequeño claro en medio del bosque, la vegetación al otro lado era abundante y colorida. Pequeñas enredaderas trepaban por extraños pilares con desconocidos signos gravados en ellos.

—¿Puedes andar sola hasta cruzar? —le pregunto el guerrero Iommi desde su costado sacándola a penas de su estado de asombro —Ya es seguro cruzar. Cuando estemos al otro lado… el portal se cerrada.

“Mierda…” oyó Eva que Zac exclamaba. Luego vio que se pasaba la mano por el cabello en un gesto nervioso que ella conocía bien.

—Es como Stargate en vivo…—soltó Zac mientras daba un paso a la vez para cruzar.
Eva realmente daba crédito a Zac por atreverse a ser el primero en cruzar porque a ella aun le latía el corazón desbocadamente por las cosa que vio antes de que ese paisaje se vislumbrara.

“Ya casi esta hecho, se dijo, mientras contemplaba la magnitud de lo que estaba a punto de hacer” Ese bosque; aquel claro que veía, era un pedazo de Ceilenn.

El mundo que la necesitaba. Su mundo, necesito varias inhalaciones para calmar sus nervios, antes de avanzar un paso más allá de donde estaba.

Cuando llego al borde extendió la mano y una pequeña corriente le atravesó el cuerpo. No la lastimaba, sino que más bien era algo relajante, cálido incluso, por lo que dejo escapar un suspiro de alivio y resignación antes de darse cuenta que Emma; estaba a su lado, observándola atentamente.

—¿cruzamos juntas? —le pregunto Emma sabiendo que aun se encontraba algo asustada. Tomo la mano de su amiga  y armándose de valor cruzo el portal.

Una suave ráfaga de viento la recibió a penas coloco un pie dentro de Ceilenn.

Eva se dio cuenta de que el claro no era muy abierto y los finos pilares parecían más sólidos y las extrañas marcas le daban un toque antiguo aunque no reconocía lo que significaban. Aunque le provocaban una sensación de alivio, como de bienvenida.

—¿Qué le parece nuestro mundo Leiann-Eva?—le pregunto Iommi que estaba detrás de ellas.
Eva se dio la vuelta para responder y se dio cuenta que la entrada de la cueva no se encontraba tras ellos.
—Oh…—lanzo Eva tapándose los labios con sus ahora temblorosas manos.
Iommi notando su conmoción le informo: —Recuerda una vez que cruzamos la entrada de los corredores desaparece inmediatamente…

Y cuando estaba a punto de decirle a Iommi que comprendía algo brillante llamo su atención por el rabillo de los ojos.

—¡Demonios! ¿Qué es esa cosa…? —grito Eva dando un paso atrás y señalando una forma azul entre los árboles.

Tanto Nara como Iommi se pusieron en alerta; observando lo que estaba apuntando para luego relajarse al ver lo que había llamado su atención.

—Eso es un Omish Leiann- Eva…—le dijo Nara—Son seres inofensivos en su mayoría. No te harán daño…

Antes de que Nara terminara aquella frase y a una velocidad constante, el omish atravesó los arbustos, emprendiendo su camino hasta Eva, quién retrocedía a medida que esta avanzaba tambaleante. Cuando llego a la orilla del claro cuyo límite era marcado por un círculo de piedrecillas blancas, este se detuvo a centímetros de ella.

Eva se percato de que la criatura tenia la forma de una mariposa, y parecía curiosa acerca de ella -o eso quería creer; era mejor que la alternativa de que quisiera comerla- además, solo advirtió aquello porque realmente muy enfocada en alejarse lo mejor que podía. Nara e Iommi la miraron curiosamente pero no hicieron nada para apartar a la criatura de ella.

“¿Tal vez de verdad fuera inofensiva?” se pregunto Eva tratando de superar su nerviosismo. No le gustaban los insectos.

—Las cosas raras se atraen entre sí…—escucho Eva que Zac decía mirando en su dirección.
—No eres gracioso…—le indicó Eva mientras sopesaba si tocar a aquella cosa o no.
—Zac…—regaño Emma a Zac.
—Es cierto, las cosas raras se atraen entre sí…—volvió a señalar Zacarías sonriendo.

Eva tomo un minuto y volvió a concentrar su respiración. La criatura parecía dispuesta a quedarse frente a ella para siempre. Así que decidió –que al demonio- Y levanto poco a poco su mano hasta rozar lo que parecía el cuerpo de la criatura. Cuando hizo contacto todo su cuerpo vibro como si hubiera puesto sus dedos en una toma corriente por lo que los bellos de sus brazos empezaron a erizarse.

—Oh, Dios mio…—susurro Eva una vez pero en su cabeza se había vuelto un verso repetitivo “Oh, Dios mío… oh, Dios mio…”

—¿Estás segura que deberías estar haciendo eso? Para mí, se ve peligroso —le señaló Zac con el ceño fruncido sin perderle la vista.

—No es tan…— empezó a decir Eva cuando sintió un dolor agudo en el pecho. 

La criatura azul se alejo de ella, tan rápido, como había llegado.  El mundo a su alrededor pareció volverse negro a su alrededor. Coloco una mano en su pecho justo en el lugar de donde provenía el dolor. Y lo sintió, algo le había atravesado.

Una flecha.

Escucho los gritos, las voces llamándola. Un par de maldiciones y luego, todo se sumió en la oscuridad.

< Anterior                                                                                                      Siguiente>

6 comentarios:

  1. Nei te mato!! como lo dejas ahiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, esta genial!! te pasaste, me encantaaaaaaa

    jo, donde anda el Kairos?? y dejame decirte que ZAc sigue siendo mi idolo pero creo que estoy enamorada de Nara..... lindo, lindo, lindo

    te pasaste, me encanta este mundo que has creado y sus seres... y de verdad espero que Iole muera de una forma horrorosaaaaaaaaaaaaaa

    la odio!

    genial... para cuando mas?.... apuesto a que emma es la guerrero de las rosas????!!! jojojo dime que si!!!!! jijijiji claro que de guerrero poco... pucha.... me encantaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya gustado kary, eres rápida para leerrrr jajajajjajajaja mejor que yo¡¡¡¡¡
    El kairos anda por ahí''' ajjajajaja

    Nota: Iole dice que le tiene sin cuidado tus sentimientos (le he pisado el pie jajajajaa)

    El guerrero será sorpresaaaaa¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. ya quiero la continuacion!!!!!!!

    y sipi, soy rapida jajajajajajajajaja

    ResponderEliminar
  4. ya pronto, mi kary bella¡¡¡ Sabes que te obedezco¡¡¡ Ô_Ô

    ResponderEliminar
  5. Listo, ya te alcancé, ahora voy a ir al corriente con las entradas.
    A mí, la verdad que Zacarías me resulta un incordio. ¿Para qué sigue a Eva si va a estar descreyendo en todo? Para colmo se hace el gracioso cuando solo pasa por estúpido, ja. No veo la hora en que Nara, o Iommi, lo ponga en su lugar.
    Extraño al «Dios» Kairos, je, je ;)

    ResponderEliminar
  6. ajajajjajajajjajajajaja Todo esta entrelazado, el destino seguira su curso, ya las piezas fueron tomadas del Shalm, solo falta que cada uno de ellos encuentren su posición. Zac solo esta nervioso, no puede regresar a casa, esta en su naturaleza tomarse las cosas como diversión. Pero ya le llegara la hora ajajajjajajajjaajajjaja

    ResponderEliminar

Ahora decide: tus palabras o tu alma ¿cual eliges?

Licencia de Creative Commons
Evangeline la reina de la oscuridad by Gloria Neiva Antúnez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en http://estrelladelasnoches.blogspot.com/