EVANGELINE EL DESPERTAR

Fue dicho en un pasado que los sueños son el reflejo de nuestras vidas pasadas …

Una ventana hacia el futuro, que te ayudan a superar las pruebas que se avecinan; o simplemente; hacerte espectador de tu propia vida…

¿Qué harías si tu destino, dependiera de esos recuerdos, vueltos sueños? ¿Qué, si te revelaran que tus camino no podrán ser aquellos que tenias planeado?

Enseñándote que el futuro; es más incierto de lo que pensabas, y que deberás sobrevivir. Si quieres llegar… ¿Piensas que el mundo es simple? Yo lo hacía, yo si… lo hacía...


Parte I El Sueño

El Sueño... 

En un enorme campo de rosas que se extendía por un inmenso valle, la figura traslucida de una joven se hizo presente. Y poco a poco se fue tornando más sólida. 

Lo primero que pensó la joven fue que todo lo que veía frente a ella era único, lo segundo fue una pregunta.

«¿Cómo había llegado allí?». 

Pero no tenía la respuesta para ello, su mente estaba en blanco. Los recuerdos que tenía se esfumaron con el viento cálido y reconfortante del lugar. 

Apenas lograba formular palabras en su mente, qué podría decirse de oraciones o pensamientos más complejos. Pero aun así, con un mínimo de conciencia, pudo formular la duda de su presencia en aquel lugar.

 «¿Por qué estaba allí?».

En su mente oscilaban imágenes confusas y sin sentido aparente. Una leve sensación de pertenencia recorría su corazón, pero su parte lógica le indicaba lo absurdo de ese pensamiento. 

Todo era… extraño y familiar. 

«¿Por qué?». 

Otra pregunta que no sería respondida, al menos, no por ella, y de eso sí estaba segura. Sacudió la cabeza un poco tratando de ordenar sus ideas, que a cada instante se hacían más vagas, y fijó su mirada en lo que la rodeaba. 

Un sentimiento de desconcierto la inundó por unos instantes. Su ubicación podía ser desconocida para ella, pero tenía una certeza irreal de qué o quién era. 

Todo su mundo sostenido por aquel conocimiento. 

«Es absurdo —se dijo—,  por qué no podía ser cierto, ¿verdad? —se preguntó.» 

La parte lógica dentro de su mente le decía qué lo que pensaba de sí misma no podía ser cierto. Y con eso reflexionó. Una pequeña claridad mental se había formado en ese instante, una que había perdido desde que llegó a aquel lugar. 

«Sabes quién eres… dilo —susurró de pronto una voz dentro de su mente, una que le era demasiado familiar—. Dilo… —repitió de nuevo aquella voz con impaciencia.»

—Soy  el viento y el fuego… —dijo, obedeciendo a la voz pero en susurros. Quien se mostró complacida dentro de su mente. 

«Sí, lo eres… —acordó la voz—.¿Qué más? Dilo… —ordenó esta vez, pero dulcemente.»

—Soy el agua y la tierra… —siguió murmurando ante la orden—. Soy todo —y al terminar, sintió la verdad de aquellas palabras. 

Pero de nuevo, la parte sensata de su mente que se guiaba por la razón le decía que era absurda. Y tan pronto como había llegado, la voz dentro de su cabeza se marchó, y lo sabía porque de nuevo empezó a sentir la inestabilidad de sus pensamientos. 

El desequilibrio volvió, pero se había dado cuenta antes de que desapareciera que, el escuchar voces dentro de su cabeza, no indicaba que estuviese muy cuerda que digamos, y  solo era un amasijo de pensamientos dispersos. 

Era consciente solo de sí misma, de su existencia y de lo que la rodeaba. 

Fue como si hubiera nacido de nuevo, todo lo que veía era llamativo, conocido… pero a la vez extraño, como si se hubiera convertido en un animal. 

En ese momento y lugar. Ella era, solo instinto…

El aroma de las flores la hipnotizó desde el primer momento en que colocó sus pies en aquellas tierras. 

El olor era suave y delicado;  cuando su olfato lo captó, una euforia se introdujo en sus sentidos. Toda razón se esfumó… y cada idea fue removida; todo excepto el sentimiento de alegría, de éxtasis y comodidad.  
Se halló confusa ante aquella vorágine de emociones. 

Primero la incertidumbre y después la familiaridad de que su estancia en aquel lugar era correcta. Se decía que no podía sentir ambas cosas. Trato de luchar contra lo que fuera que le hacían las rosas y de nuevo formar ideas. Algo más que solo estar atrapada en aquel júbilo, pero tan pronto como lo hizo… falló.

 Poco después ya no intentó hacerlo; sus fuerza y determinación desaparecieron. Las rosas habían tomado su voluntad por completo. 

Ya solo era consciente de que caminaba. Sin rumbo. Sin presiones. 

La vida se trataba solo de avanzar para ella, avanzar por el borde de aquel campo de rosas. Y en ese momento, la invadió por completo la perfección y la belleza que la rodeaba. 

Se olvidó de luchar, o siquiera que debía intentarlo. Era impulsada a dejarse guiar por una fuerza que no comprendía. Y no tenía ninguna defensa contra ella.  

Entonces oyó de nuevo aquella voz. Esta vez no le hablaba, pero sí entonaba una dulce y delicada canción que le despertó de la ensoñación en la cual había caído.

«Esa voz me llama —pensó, y recordó de pronto por qué se le había hecho familiar anteriormente. Fue por eso que fue allí,  se dio cuenta de pronto; por ella.»

La voz de aquella mujer rompió por completo el hechizo que las rosas formaron para ella. Unas flores cuyos arbustos ahora siseaban, como víboras que habían perdido a su presa. 

Pero no hizo caso del murmullo de éstas. Solo escuchó a la voz, cuyas notas subían y bajaban,  entonando una canción que fue hecha para ella… 

La mujer la llamaba y tenía que ir….

Cuando la luna se asoma al cielo…
Ella saluda a Leiann.

Las palabras llegaron a su corazón, llenando su mente…

Cuando la luna aleja la oscuridad
De la noche…
Ella protege a Leiann.

Sus pasos se  hicieron más apresurados en cada momento.

 «Debo llegar —se decía—. Espera… espera… —quiso gritar, pero no pudo.»

La urgencia crecía dentro de ella, debía alcanzarla. Y aunque no podía recordar quién era la dueña de aquella voz, sabía que la necesitaba.

Mientras sus mágicos rayos
bañan la tierra…
Ella fortalece a Leiann.

La voz de esa persona la llevó allí.

 « ¿Quién era…? —se preguntó.»

Pero en ese momento ya estaba corriendo, y sin darse cuenta de ello ya estaba dentro del campo de rosas. Pero no le importó lo que aquello significaría para ella. 

Sabía que venía el final de la canción. Debía correr más rápido o no la alcanzaría.

Y si la luna se vuelve roja
Ella busca a Leiann…
¿Dónde estás?
Mi Leiann…

La última palabra fue como una caricia. Fue entonada muy suavemente hasta que se fue perdiendo... y después de eso, todo quedó en silencio.   

Entonces se detuvo abruptamente en el centro del campo de rosas

«¿A dónde... se fue? —se preguntó algo angustiada. El eco de la melodía aun resonaba en su corazón.» 

Fijó sus ojos  en todas partes, solo para descubrir que se encontraba en el centro de aquella inmensa rosaleda. 

Trató de salir de allí, pero el aroma de las rosas la atrapó nuevamente, alejando sus recuerdos de la voz y de aquella melodía, tornándola solo en un recuerdo distante y sin sentido dentro de su cabeza que fue desapareciendo poco a poco de su mente.

Y a medida que el embrujo de las rosas fue envolviéndola, éstas respondieron a ella y se movieron en su entorno. 

Las ramas de los rosales se movieron como víboras, arrastrándose hacia ella y subiendo por su cuerpo. Realizó un movimiento, pero no se alejaron de ella. Las espinas no la dañaron ni hirieron de alguna forma. 

Pero sentía las rozaduras de las espinas como caricias. Y un sentimiento de alegría la invadió por aquel gesto.
Como si esto fuera lo que debía ocurrir, cosa que acabo confundiéndola, porque después de todo lo que estaban haciendo las rosas, ella no sintió miedo.

Y en algún lugar profundo dentro de su mente, sabía que debía temer. 

Algo malo pasaría pronto… muy pronto. 

Cuando terminó aquel pensamiento, la figura de una mujer se materializó frente a ella. Era muy hermosa y vagamente pensó que había visto ese rostro en algún otro lugar. Los ojos de la mujer eran del color de la miel, y poseía  un semblante aparentemente tranquilo y distante. Ojos que la miraban fijamente y que contenían miles de secretos…

— ¿Quién eres? —logró preguntar aún rodeada por las rosas. 

La mujer sonrío de forma tranquila y condescendiente, como si hubiera esperado aquella pregunta de su parte desde hacía mucho, mucho tiempo. 

—Soy tú…

 Y el mundo en el cual se encontraba fue sacudido por aquella verdad.

17 comentarios:

  1. Genial guapi!!!!

    aunque esto ya lo habñía leido jejeje y ese Wall me encantaaaaaa

    ResponderEliminar
  2. gracias¡¡¡¡¡¡¡¡¡ me legra oir que les guste¡¡¡¡¡¡¡¡¡ (ojitos brillantes)

    ResponderEliminar
  3. Wow... Me quedé mudo 0_0
    Genial, Nei! Menudo comienzo!
    Corro al próximo!

    ResponderEliminar
  4. Gracias¡¡ (ojitos brillantes)
    Me alegro que te guste¡¡

    ResponderEliminar
  5. Iba a decir algo muy fuerte pero mejor me callo.

    MAESTRÍA se llama lo que tienes. Y no, no es una enfermedad, es un DON. Sigue así. SOlo empecé a leerte, pero seguiré haciéndolo, ok?

    Me gusta, perdón, ENCANTA como te expresas!!!!

    ResponderEliminar
  6. Muchas Gracias; Cali Axfer, me alegro que te gustara¡¡

    (aplauso)

    ResponderEliminar
  7. Y gracias por el comentario¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. estoy completamented e acuerdo con cali axfer... me encanta este mundo que ahs creado... es realmente maravillosooooooooooooo

    ResponderEliminar
  9. Muchas, gracias por sus palabras..¡¡¡¡
    (aplauso)

    ResponderEliminar
  10. ES ASOMBROSA LA FORMA ATRAPANTE QUE TIENES DE RELATAR....LLEGO TARDE, LO SE, PERO LEERE TODA TU NOVE PORQUE ME HAS ATRAPADO :D

    QUE INTENSO VIVIR ESO PARA LA PROTAGONISTA Y QUE, NO SE COMO DESCRIBIRLO PERO ES MUY RARO, COMO VOLVER A NACER.... EN FIN!!

    GENIAL GENIAL GENIAL GENIAL!!..ME VOY AL SIGUIENTE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te gusto¡¡ Si, yo también pienso que es algo que no se puede describir. Volver a nacer... esa frase es acertada¡¡¡ *o* Me alegro que te guste¡¡¡¡(aplauso)

      Eliminar
  11. Y un día comencé Evangeline...
    Increíble primera parte, me encantó. Muy atrapante. Poco a poco iré leyendo las demás entradas.
    Gran trabajo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno¡¡ *o*
      Gracias por tus palabras¡¡

      Eliminar
  12. Madre mia Gloria es perfecto, hace tiempo que no leía algo tan bonito, el sueño es perfecto y el final ha sido asombroso. xoxo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *-* muchas gracias, y bienvenida a Ceilenn Ludymila. Pasea todo lo que quieras. <3

      Eliminar

Ahora decide: tus palabras o tu alma ¿cual eliges?

Licencia de Creative Commons
Evangeline la reina de la oscuridad by Gloria Neiva Antúnez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en http://estrelladelasnoches.blogspot.com/